Se emplean fórmulas innovadoras para fomentar el ahorro mediante intervenciones basadas en la economía del comportamiento y el uso de nuevas tecnologías. Participan más de mil tenderos afiliados a la empresa “Yastás” en regiones donde no hay infraestructura bancaria.

En el marco del proyecto denominado “Laboratorio de Ahorro para el Retiro”, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la CONSAR formalizaron una alianza para llevar a cabo diversas investigaciones enfocadas a estudiar mecanismos óptimos que impulsen a los trabajadores mexicanos a realizar aportaciones voluntarias para incrementar su ahorro previsional.

Con el objetivo de que la población de América Latina y el Caribe ahorre para su vejez, el BID puso en marcha en 2017 el “Laboratorio de Ahorro para el Retiro”, una iniciativa que busca fórmulas innovadoras para fomentar el ahorro mediante intervenciones basadas tanto en la economía del comportamiento como en el uso de nuevas tecnologías y soluciones digitales, con el propósito de generar evidencia confiable a través de evaluaciones de impacto rigurosas.

La mayoría de los trabajadores de América Latina y el Caribe (130 millones de personas) no ahorra para su retiro, lo que dificulta su capacidad de tener una vida digna en la vejez. Los problemas en el funcionamiento del mercado laboral y el diseño de los sistemas de pensiones, así como las barreras psicológicas propias de la naturaleza humana, se encuentran entre los principales factores que explican esta realidad. En una región que envejece progresivamente, la falta de ahorro previsional constituye un desafío de magnitud de cara al futuro.

En el caso específico del sistema pensionario de México existen muchos retos en materia de educación e inclusión financiera, particularmente la relacionada con hacer ahorro voluntario a fin de mejorar la tasa de reemplazo. Es por ello que el “Laboratorio de Ahorro para el Retiro” emplea las mejores prácticas en ciencias del comportamiento para diseñar y probar estímulos que puedan guiar a los mexicanos a un comportamiento asertivo en lo relacionado a su ahorro previsional.

El proyecto piloto consistió en realizar una campaña de capacitación e incentivos a la fuerza comercial de la red de tiendas afiliadas a la empresa “Yastás” (1), una de las 14 redes comerciales que facilita el ahorro voluntario para el retiro y lo hace con un enfoque de inclusión financiera en zonas urbanas marginadas y áreas rurales. Para ello, trabaja con comercios independientes, en su mayoría tenderos, que viven en las comunidades donde están ubicados sus negocios.

Cabe recordar que “Yastás” se sumó a la estrategia de ahorro voluntario impulsada por la CONSAR (2) en abril de 2018 para facilitar el ahorro en la cuenta AFORE en zonas rurales, al incorporar tiendas de abarrotes, misceláneas, papelerías, ferreterías y mini-súpers. Actualmente, esta red cuenta con 4 mil sucursales en más de 200 municipios donde no hay infraestructura bancaria y por tanto no existían canales para el depósito de aportaciones voluntarias, lo que la convirtió en el socio con el mayor número de puntos físicos de ahorro.

En el piloto participaron más de mil “tenderos”, a los cuales se les dio capacitación sobre la importancia del ahorro para el retiro y se les fijaron metas ligadas a recompensas –financiadas por MetLife Foundation y BID Lab- para que lograran estimular en sus clientes el depósito de ahorro voluntario a la cuenta AFORE. El objetivo principal fue crear conciencia sobre la importancia del ahorro a la población más vulnerable, que es a su vez la que menos ahorra para su pensión.(3)

Para ello, se aplicaron tres lecciones principales de la economía del comportamiento para incrementar el ahorro a través de los puntos de recaudo:

  1. Incentivar que los tenderos de la red presenten a sus clientes la decisión activa de ahorrar.
  2. Proporcionar información.
  3. Simplificar el proceso de aportación voluntaria para minimizar cualquier dificultad que pueda existir al momento de decidir ahorrar.

Si bien la campaña no modificó significativamente el ahorro habitual que realiza la población objetivo del estudio, sí arrojó aprendizajes importantes a considerar para el fortalecimiento de la estrategia de inclusión financiera y ahorro voluntario impulsada por esta Comisión:

  • Para promover el ahorro voluntario para el retiro en comunidades históricamente desconectadas de los sistemas de pensiones y el trabajo formal, es importante encontrar actores que accedan a este tipo de intervenciones como “Yastás”, además de hallar un mecanismo profundo de asesoría para explicar el funcionamiento del SAR y los beneficios del ahorro para el retiro.
  • Si bien existe confianza entre el “tendero” y su cliente en un entorno comunitario, para promover cambios de comportamiento es necesario emplear materiales informativos que ofrezcan una comprensión sólida sobre el funcionamiento y ventajas de hacer ahorro voluntario.
  • Se requieren estímulos más agresivos para que los tenderos desarrollen las capacidades y conocimiento que requieren para ser replicadores del mensaje.

Para conocer más sobre el proyecto “Laboratorio de Ahorro para el Retiro” y esta intervención, sus resultados, las lecciones aprendidas, así como videos testimoniales de algunos beneficiarios, da clic aquí.
_________________________________
(1) Yastás es un corresponsal bancario, que a través de su red de comercios ofrece acceso a operaciones financieras, pago de servicios y recarga de tiempo aire a comunidades donde no hay disponibilidad o fácil acceso a servicios financieros. Corresponsal Bancario. Los corresponsales bancarios son comercios que establecen relaciones de negocio con un banco con el fin de ofrecer servicios financieros a sus clientes a nombre del mismo. No es una sucursal, es un canal de distribución que la institución financiera utiliza para hacer operaciones como los puntos Yastás. Todos los comisionistas o corresponsales bancarios cuentan con la autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores para hacer operaciones financieras, por lo que se tiene la misma seguridad y confianza como si se acudiera a una sucursal bancaria.

(2) La CONSAR diseñó e implementó una estrategia de Inclusión Financiera desde 2014 sustentada en el marco regulatorio y con dos grandes objetivos: Impulsar el Ahorro Voluntario a través de herramientas, canales y programas que estén al alcance de toda la población y dar acceso al Sistema de Ahorro para el Retiro para cualquier persona que cuente con una CURP sin importar su edad, nacionalidad, lugar de residencia o condición laboral.

(3) De acuerdo con los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del cuarto trimestre del 2018, el 62,6% de los trabajadores en México no contribuye a la seguridad social y, por tanto, no dispone de un mecanismo automático de ahorro para el retiro.      b bv c