Una pregunta que me hacen frecuentemente es si conviene tener una Afore o un Seguro de Retiro, para ello dejemos que sea la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros nos dan su punto de vista respecto al seguro.

Cuando escuchas hablar del ahorro para el retiro quizá lo primero que viene a tu mente es la Afore, ya que es el método más usado por los mexicanos para hacerse de un patrimonio para la jubilación, pero no es el único. ¿Sabías que existe el Seguro de Retiro, una alternativa con la que obtienes más beneficios?

Te invitamos a seguir leyendo y descubrir por qué deberías contratarlo, incluso si ya cuentas con Afore.

Ventajas del seguro de retiro

Sin lugar a dudas, la Afore es un buen método de ahorro para el retiro, sobre todo porque es una prestación que por ley te corresponde. Sin embargo, sus beneficios son limitados.

Un Seguro de Retiro te ofrece estas ventajas:

  • Es un producto accesible que se ajusta a cualquier nivel de ingresos.
  • Es flexible y permite incrementar o reducir los pagos periódicos de la póliza.
  • No dependes de las aportaciones de tu patrón y del gobierno, ni de estar en nómina. Es una excelente opción para trabajadores independientes.
  • Tus beneficiarios están protegidos desde el primer día que lo contratas en caso de fallecimiento.
  • Una aseguradora sí te garantiza crecimiento real de ganancias evitando que tu dinero pierda valor debido a la inflación, ya que puedes elegir inversiones en UDIS, dólares o euros.
  • Tú eliges si al jubilarte deseas que se te entregue el monto total acumulado o en mensualidades.
  • Tus mensualidades no están sujetas a la tasa de reemplazo: una proporción que se calcula sobre el último salario que tengas en tu vida laboral y que suele ser alrededor del 30% (este porcentaje es lo que te correspondería como pensión mensual con tu Afore).
  • No estás obligado por ley a jubilarte hasta los 65 años y puedes hacerlo a los 60.
  • Puedes contratar un seguro de retiro hasta 5 años antes de jubilarte, aunque lo ideal es empezar a ahorrar desde joven, entre los 20 y 25 años.

Si te interesa un seguro de retiro, contacta a un agente de seguros y pídele que te dé toda la información que necesites, compara otras opciones según tus metas y necesidades y elige lo que  más te convenga a ti.