• En el último trimestre del año se registró un crecimiento del 20% en la “originación” de créditos hipotecarios.

A pesar de los grandes retos por los que ha atravesado el sector inmobiliario en los últimos dos años, las circunstancias se han visto favorables, sobre todo en el último trimestre de este año. De hecho, a pesar de la situación económica por la que atraviesa el país, los principales actores de este nicho han visto signos de una pronta recuperación.

Según datos publicados por la Asociación de Bancos de México (ABM), de septiembre a diciembre de este año, se registró un crecimiento en la ‘originación’ de créditos hipotecarios del 20%. Además, los institutos públicos, entre ellos, Infonavit y Fovissste, registraron un incremento del 15%; cifras que atienden al número de acciones de vivienda.

De acuerdo con Gregorio Sánchez Hernández, director corporativo y de negocios del BIM, la situación por la que ha atravesado el sector inmobiliario ha forjado las bases para que en 2022 se registre una recuperación paulatina. De hecho, el BIM augura cerrar este año con una inversión superior a los 9 mil millones de pesos.

“Tomando en cuenta los factores antes mencionados, se espera que la Industria en su conjunto siga una marcha alcista. Además, si las condiciones siguen favorables, tanto en la economía, como en la recuperación y generación de empleo formal, el crecimiento del PIB, se espera que las tasas de interés se mantengan o tengan un ligero incremento lo que redundara en que los clientes sigan teniendo apetito por comprar su vivienda. La Banca seguirá incrementando su participación de mercado, los Institutos públicos igualmente seguirán con una tendencia al alza”, agregó Sánchez Hernández del BIM.

Sin embargo, de ahora en adelante, tanto los desarrolladores inmobiliarios, como todo aquel involucrado en este sector, tendrá que replantear las necesidades de los futuros habitantes del país, pues de ahora en adelante, los clientes pensarán en otro tipo de vivienda, la cual deberá cumplir con nuevos requisitos, ya que, durante este periodo, el comprador final se percató de la calidad de vida que le puede proporcionar su vivienda.

“Si bien, ya hemos hablado de los grandes retos que trajo consigo la pandemia de Covid-19, es importante mencionar que ésta también nos trajo grandes enseñanzas, por ejemplo, hoy, a partir de que nos hemos adaptado al trabajo en casa, las viviendas tendrán que reconfigurarse para la virtualidad y/o “nueva normalidad”. Anteriormente los desarrolladores de vivienda diseñaban espacios acordes a las necesidades del momento, sin embargo, hoy tendrán que ver y pensar en espacios que estén intrínsecamente relacionados con la realidad que viven las personas”, finalizó Gregorio Sánchez Hernández.

Este año, se estima que el sector inmobiliario aportó entre 100 a 110 MMDP. Por su parte, el Banco Inmobiliario Mexicano estima cerrar 2021 con una inversión superior a los 9 mil millones de pesos y pretende apoyar en 2022 la construcción de 11 mil viviendas en todo el país.