Aunque este 2020 ha sido atípico y la pandemia ha hecho cambiar a diversas industrias, incluida la inmobiliaria, la perspectiva de colocación de créditos posterior a la pandemia se mantiene firme para continuar con el desarrollo de vivienda y favoreciendo la recuperación económica.

Al respecto, el Director General de Banco Inmobiliario Mexicano (BIM), Rodrigo Padilla señala: “Por la parte de la demanda, no podemos menospreciar que el mercado de vivienda también será transformado por el efecto de la pandemia, seguramente habrá cambios en las preferencias de las familias luego de haber pasado tanto tiempo en sus viviendas, los desarrolladores de vivienda que mejor recojan esta información y lo incorporen lo antes posible a sus productos tendrán mucho mayor aceptación”.

En 7 años BIM ha apoyado la industria de la vivienda en México con 45 mil 680 millones de pesos en crédito firmado, mil 709 proyectos inmobiliarios financiados y más de 98 mil viviendas construidas en todo el país, lo que le ha valido posicionarse como una de las principales opciones para promotores de vivienda y derechohabientes que buscan de manera fácil, eficaz y bajo las mejores condiciones desarrollar o adquirir un patrimonio.

Desde hace varios años, Banco Inmobiliario se ha posicionado en 6to lugar dentro de las instituciones financieras que otorgan créditos puente a la construcción de vivienda en el país; tan sólo durante los meses de contingencia, ha logrado firmar 94 nuevos créditos por un monto de 2 mil 200 millones de pesos y busca cerrar el año con un monto de 6 mil millones de pesos, lo que se traducen en un aproximado de 400 créditos.

El crédito puente de BIM, que se otorga a desarrolladores de vivienda, es una de las mejores opciones para aquellos que buscan construir o terminar proyectos habitacionales, así como la realización de obras de urbanización e infraestructura, una gran opción en tras la pandemia.

“Los desarrolladores inmobiliarios tienen ánimo y apetito por emprender nuevos proyectos, hemos visto señales mixtas en este sentido y será determinante para una mayor colocación del crédito puente la confianza de los empresarios, que nos parece estarán muy pendientes de las cifras de empleo”, indicó Rodrigo Padilla.

Por otra parte, al atender las diversas necesidades del mercado inmobiliario y ofrecer las mejores condiciones, BIM se ha convertido en una de las instituciones financieras más competitivas del mercado. Actualmente BIM es de los principales administradores de Línea III del Infonavit en el país por su capacidad técnica, jurídica y administrativa, con la cual ha logrado administrar más de 3 mil créditos.

Este financiamiento se otorga a nivel nacional, sin embargo, Nuevo León, se ha caracterizado por ser una de las entidades más dinámicas en la promoción y ejecución de línea III.

Con esta opción se favorece en gran medida el desarrollo de nuevos proyectos inmobiliarios en el país, ya que, con él, los derechohabientes tienen la posibilidad de construir a través de un desarrollador de vivienda y tener como administrador una entidad financiera, en este caso BIM.

Las diferencias entre la Línea II, esquema tradicional y la Línea III para los Desarrolladores de Vivienda es que, con la primera, se debe conseguir el financiamiento de alguna Institución de Crédito (puente) y el costo lo asume el Desarrollador, mientras que en la línea III, es recurso para la edificación de la vivienda proviene del crédito del derechohabiente, por lo tanto, el costo financiero para el desarrollador es cero.

En la administración de Línea III, BIM es una opción que ofrece beneficios a derechohabientes y desarrolladores; con los primeros, BIM cuida su confianza y recursos para que se supervise la correcta aplicación de su crédito en la edificación de su patrimonio y que este cumpla con todos los requisitos técnicos que le fueron ofrecidos.

Para los desarrolladores de vivienda, BIM ofrece un servicio integral, en la evaluación y asesoría del proyecto, supervisión, entrega oportuna de los recursos, administración, valuación de las viviendas y formalización de los créditos.

“En Banco Inmobiliario Mexicano estamos abiertos a financiar proyectos viables de vivienda, en nuestra opinión la dinámica del mercado trasciende la situación coyuntural, el tamaño de la población y la edad promedio de esta, nos deja claro que todavía existen muchas familias por atender. Nuestro plan es permanecer indefinidamente atendiendo al mercado de los desarrolladores de vivienda y los derechohabientes que se acerquen a BIM”, finalizó el Director General de Banco Inmobiliario Mexicano.

BIM busca cerrar el 2020 con un acumulado de 5 mil 800 millones de pesos en fondeos para desarrollos inmobiliarios.