En el primer trimestre de 2019, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), en México las compras en comercio electrónico representaron el 10.4% del total de las operaciones efectuadas con tarjetas.

Esto se debe en parte, al hecho de que muchos consumidores desconocen que pueden elegir el débito como método de pago en línea, aunado al temor de introducir una tarjeta vinculada a su cuenta corriente en los portales de ecommerce. Por esta razón, Mastercard y la industria de pagos han  trabajado para hacer del débito en línea una opción tan segura como el crédito.

Con esto, el titular de la tarjeta tiene la facilidad de usar su tarjeta de débito en los principales comercios en línea, incluso para pagos recurrentes, como aplicaciones de transporte y entrega de alimentos – de manera tranquila, segura y con el control inmediato de los gastos.

El débito en línea es eficiente y conveniente no solo para el tarjetahabiente, sino también para el comerciante: al aceptar esta modalidad en su plataforma de ventas, Mastercard estima que el comerciante aumentará el volumen promedio de transacciones en un 18% en lugar de aceptar solo la función de crédito. En algunos casos, este valor puede alcanzar hasta un 30% de volumen adicional.

Esto se debe a que en el país circulan 127 millones de tarjetas de débito, en comparación con los 24 millones de  tarjetas de crédito. Por lo tanto, una mayor aceptación y  el uso generalizado del débito en línea permitirán que millones de tarjetas más puedan realizar compras en el entorno digital.

Actualmente, las plataformas Amazon, Uber, Uber Eats, Spotify, Netflix, y Mercado Libre aceptan débito en línea. Por otra parte, a través de billeteras digitales, como Google Pay y Samsung Pay, los usuarios pueden realizar compras con tarjeta de débito en Rappi, y Mercado Pago, entre otras.

Seguridad en la transacción

Para garantizar la seguridad en las transacciones de débito en línea, Mastercard ha adoptado estándares internacionales relacionados con los protocolos de autenticación. Entre ellos, EMV 3DS y tokenización.

Estas capas adicionales de seguridad apuntan a elevar la tasa de aprobación de compras en línea al mismo nivel de los pagos presenciales, para las cuales la   tasa es de alrededor del 95%. Medidas como estas, evitan que los cibercriminales ataquen y garantizan una experiencia de compra más segura y conveniente para los consumidores. Este conjunto de acciones forma parte del plan Digital Security Roadmap, desarrollado por Mastercard  con el objetivo  de asegurar el ecosistema de pagos digitales.