Hasta inicios de este 2020, se estimaba que al menos 15 millones de familias contaban con una economía mixta y 5 millones de trabajadores, no estaban afiliados a ningún instituto de vivienda, lo que significaba que, en nuestro país, al menos 20 millones de familias se encontraban en desventaja para acceder a vivienda o mejorar sus condiciones de vida, situación que se vio afectada por la pandemia.

La construcción de vivienda se ha convertido en una de las actividades más importantes de la economía mexicana, sin embargo fue una de las industrias más afectadas en meses anteriores; sobre la expectativa que se tiene sobre los niveles de construcción para 2021, el presidente y Fundador de Banco Inmobiliario Mexicano (BIM) señala: “Si la economía no alcanza los niveles de 2019, sería muy difícil que el sector construcción que es uno de los pilares de la economía, pueda alcanzar los niveles de 2019. Pero ciertamente, será superior al nivel de lo obtenido en 2020”.

Requejo señala que no se espera que en 2021 se alcancen los mismos niveles de construcción y colocación de vivienda que en 2019 porque la economía no alcanzará los niveles de ese año; “se calcula que disminuyamos entre un 9 o 10% el PIB, o sea, terminaremos 2020 con un 91 o 90% de lo que fue el PIB el año pasado y se podría crecer en 2021 entre un 4, 4.5%, según lo ha previsto la Secretaría de Hacienda, y hay algunas otras previsiones de señalan que el crecimiento será de 3.5, pero si es 3.5 o es 4, es sobre el 91, con el que terminamos este año. Entonces el año entrante andaremos, si muy bien nos va, en el 95% de lo que fue el 2019”.

La industria de la construcción comenzó su contracción desde 2018 y expertos prevén cierre así el este año y se mantenga por lo menos hasta la primera mitad del 2021; mientras que el mercado hipotecario de la banca comercial dejó de crecer en 2020, se espera que la recuperación sea lenta y acorde a la generación de empleo.

Ante un incremento de contagios de Covid en diversas regiones del país y a la expectativa de las medidas que se puedan tomar en cada lugar, el Fundador de BIM señala: “El impacto podría ser fuerte, no tan fuerte como el primer confinamiento, porque ahora como que ya estamos acostumbrados un poco a trabajar con esta pandemia, pero sí, desde luego la gente, mucha gente, no toda, pero se volvería a recluir. La actividad económica ha estado progresando y quizá se detendría, pero no retroceder”.

Para 2021 BIM considera otorgar más de 6 mil créditos con un presupuesto considerado de 7 mil 926 millones de pesos, además de créditos para la compra de vivienda y créditos directos para la adquisición de vivienda, con lo cual Banco Inmobiliario buscará seguir fortaleciendo la industria de la construcción.

“Esperamos que la gente no detenga el ánimo porque la economía depende de varias cosas y fundamentalmente del ánimo que nosotros tengamos en trabajar, porque si estamos viendo las cosas a oscuras y seguimos viendo el vaso medio lleno, o si lo seguimos viendo medio vacío, pues no vamos a salir, debemos tener el coraje de trabajar, confianza” finalizó El Lic. Requejo de Banco Inmobiliario.