• Los rubros de Gasto con tarjeta de débito y crédito que reportaron aumento en 2020 respecto a 2019 son las Empresas Agregadoras de Servicios de Pago, Aseguradoras, Pago de Servicios Otorgados por el Gobierno, Farmacias, Tiendas Autoservicio y Centros Comerciales, entre otros.
  • Los rubros que reportaron disminución son Restaurantes, Transporte Aéreo, Agencias de Viajes, Renta de Autos, Entretenimiento, Ventas a Detalle o Misceláneos, entre otros.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), con base en información del Banco de México, da a conocer como derivado del bajo ritmo mostrado en la actividad económica y la nueva aplicación del semáforo rojo en varias entidades federativas a mediados de diciembre, el crecimiento que se venía mostrando en la recuperación de los gastos realizados con tarjetas de débito y crédito a partir de agosto volvió a presentar una desaceleración después de alcanzar su mejor desempeño en octubre con un crecimiento del 6.8%, respecto de igual mes de 2019.

/cms/uploads/image/file/626864/1.JPG

El monto de los gastos realizados con tarjeta de débito registró en abril la contracción más profunda del periodo analizado con un -14.2% y del -12.4% en el número de las operaciones, mientras que con tarjeta de crédito las bajas reportadas fueron de -32.5% y -33.9%, en el mismo orden; si bien en el caso de crédito, ya desde marzo se comenzó a reportar una ligera disminución respecto a los meses previos (-4.3% y -3.6%, en el mismo orden). De hecho, los 18 rubros de actividades económicas de un total de 29 que han mostrado reducciones en los montos ejercidos con ambos medios de disposición a lo largo de este año, implican recursos por 233 mil 36 millones de pesos respecto a los erogados en 2019, por lo que algunos negocios han cerrado o se encuentran en condiciones de vulnerabilidad a mediano plazo.

/cms/uploads/image/file/626865/1_2.JPG

Mientras que el incremento de las operaciones con la tarjeta de débito en diciembre fue del 6.1%, no obstante estar 5.9% debajo de noviembre (12%), en el caso de la tarjeta de crédito su comportamiento todavía fue negativo (-1.5%), mayor al de noviembre (-0.8%).

Con relación al acumulado en estos 12 meses del año, el monto del gasto realizado por los tarjetahabientes de débito ascendió a un billón 593 mil millones de pesos, 6% más de lo registrado en el mismo periodo de 2019, mientras que las compras con tarjetas de crédito reportan apenas un gasto de 963 mil millones, es decir, todavía una reducción respecto del año anterior del 8.3%.

Con estos resultados, el monto erogado por ambos medios de pago reporta un incremento marginal de sólo 0.1% con relación a 2019, equivalente a 3,602 millones de pesos, como se observa en el cuadro anterior.

Desde el punto de vista del comportamiento tanto del monto gastado, como del número de operaciones que se han realizado entre enero y diciembre de 2020, respecto del mismo periodo del año 2019, se puede observar cómo mientras la caída de las transacciones alcanza su máximo en mayo (aislamiento, sana distancia y reducción de servicios bancarios presenciales) y aún no puede superar el número de operaciones del año anterior (-2.1%), tratándose del monto gastado, el mínimo se reporta en abril (-21.7%) y ya para diciembre el valor gastado se incrementó un 3.4%, dando un resultado anual del 0.1%.

Es importante señalar que, a diferencia de la tendencia registrada en los últimos años, las operaciones realizadas con tarjeta de débito en terminales punto de venta (TPV) ha registrado un aumento importante, mientras que en cajeros automáticos han disminuido, lo que muestra el cambio de conducta de los tarjetahabientes motivado por el aislamiento y el mayor gasto en el hogar por razones del home office (educativo y laboral), incentivándolos a realizar sus compras básicas a distancia.

Por lo que respecta al comportamiento más recesivo que reportan las compras realizadas con la tarjeta de crédito respecto a las registradas con las de débito, ésta se explica, por un lado por tratarse de líneas de crédito, las cuales estuvieron en un número importante sujetas a reducciones preventivas en el monto autorizado, así como también a los apoyos temporales brindados por los bancos para reducir los problemas de solvencia de muchos acreditados como  resultado de la pandemia y las medidas de sana distancia (alrededor de 2.8 millones de clientes se adhirieron a los programas de diferimiento de pagos). De igual forma, su reducción se explica por la moderación que muchos tarjetahabientes adoptaron en razón de la situación económica y laboral prevaleciente.

De hecho, el saldo de la cartera de tarjeta de crédito a noviembre de este año ya mostró una reducción de 39 mil 300 millones de pesos, respecto a igual periodo de 2019 (8.9%) y el de la cartera total al consumo de 83 mil 520 millones (7.5%), contribuyendo la primera con casi la mitad de la contracción.

Si consideramos el promedio de lo gastado por operación en los 12 meses que han transcurrido de este 2020, se observará que en ambos medios de pago se registra un incremento: En débito es del 4.12%, al pasar las compras de 500.08 pesos a 520.66, en tanto que para las operaciones con tarjeta de crédito el aumento es del 4.85%, pasando el promedio por operación de 961.19 pesos a 1,007.84.

De acuerdo al Clasificador de Gastos del Banco de México, integrado por 29 conceptos, al mes de diciembre de 2020 y tratándose tanto del gasto con las tarjetas de débito, como de crédito, 18 de estos rubros muestran decrementos en términos de valor de lo gastado respecto a igual periodo de 2019 por un monto de 233 mil 36 millones de pesos, mientras que los rubros que reportan aumento son 11, por un monto equivalente a 236 mil 639 millones de pesos, de forma tal que en términos netos se presenta un gasto menor neto de 3 mil 602 millones.

Este número de rubros ha permanecido hasta ahora sin cambio, lo que implica que las actividades relacionadas con los 18 rubros de gasto que reportan bajas no han podido recuperarse en atención a la permanencia y efectos económicos que han provocado las medidas de sana distancia vigentes.

/cms/uploads/image/file/626866/1_3.JPG

Por lo que respecta a los 18 rubros de Gasto, de acuerdo al clasificador, que reportaron caídas, prácticamente todos están asociados a actividades, giros o servicios no indispensables que tuvieron que cerrar en la etapa más álgida de la pandemia y ahora en algunas entidades federativas.

Algunos de los rubros más afectados se pueden observar en la siguiente lámina: Restaurantes reportó una baja de 103% entre junio y diciembre lo que implica que se dejaron de gastar como mínimo alrededor de 52 mil millones de pesos; transporte aéreo 107%; Agencias de Viajes 109%; renta de autos 86%; entretenimiento 177%, así como las ventas a detalle o misceláneos 21%.

/cms/uploads/image/file/626867/1_4.JPG

En suma, el ritmo del gasto que se realiza en los rubros que mantienen una tendencia positiva resulta ser insuficiente para revertir o compensar el gasto total realizado por ambos tipos de tarjeta y los 18 rubros de gasto que se han mantenido contraídos en este año, lejos de manifestar una recuperación, se han profundizado con el tiempo como Entretenimiento, Educación Básica, Colegios y Universidades, Guarderías y Estacionamientos con más del 100%.