• Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas y Yucatán son entidades que BIM ubica con mayor potencial de crecimiento inmobiliario
Es sabido que los desarrollos inmobiliarios representan una solución al imparable crecimiento de las ciudades ya que incentivan la inversión y generación de empleo y hay algunas entidades del país que Banco Inmobiliario Mexicano (BIM) prevé que presenten mayor potencial crecimiento en este y los siguientes años.

Los desarrollos inmobiliarios bien diseñados y planificados permiten el adecuado uso de la infraestructura urbana existente, una mejor convivencia entre los habitantes y lo más importante, una mejor calidad de vida al ofrecer viviendas que cumplen plenamente con las necesidades de las familias y reducen los tiempos de traslado a sus lugares de trabajo, entretenimiento y convivencia”, indicó Rodrigo Padilla, Director General de Banco Inmobiliario Mexicano.

Ante esto, BIM identifica que ciudades como Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas y Yucatán son entidades que tienen el mayor potencial de crecimiento este 2021 y los siguientes años al atender la demanda de vivienda, contar con buena inversión y planes de desarrollos planificados adecuadamente.

Sobre la importancia de invertir en desarrollos en estas y otras ciudades del país, el Director General de BIM, señala: “Es importante invertir en desarrollos inmobiliarios por su participación en el crecimiento económico del país, así como la necesidad de atender la demanda de vivienda de las familias mexicanas. Hoy por hoy, la industria inmobiliaria se consolida como un excelente sector para invertir debido a los Organismos Nacionales de Vivienda (ONAVIS) y la Banca privada permiten garantizar la estabilidad de la demanda y generan certeza para invertir y arrancar proyectos, aún frente a la coyuntura actual”.

Datos de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), señalan que la participación económica de este sector propicia que, en conjunto, se generen 3.1 millones de empleos y alrededor de 483 mil millones de pesos en inversiones, donde el 53.2% corresponde a la inversión del sector vivienda.

Aunque datos del Registro Único de Vivienda (RUV)[1], señalan que la producción de vivienda a nivel nacional disminuyó -16.4% de 2019 a 2020 y el año pasado se posiciona como el año con la menor producción registrada desde 2013, se registra que la producción de vivienda mensual de enero de 2021 creció 58% con respecto al mismo mes del año anterior y, comparado con el mismo periodo desde 2013, representa el segundo registro más grande, solo superado por enero de 2015 cuando se produjeron 18,490 viviendas.

De acuerdo con el RUV, Nuevo León es la entidad que a enero de 2021 registró la producción más alta de vivienda con 3,745 unidades, seguido por Jalisco y Coahuila con 1,751 y 1,060 unidades producidas, respectivamente.

Por su parte, considerando el número de viviendas registradas de enero de 2018 a enero de 2021, la región conformada por Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas representa la zona con mayor participación (23.6%).

Para este 2021 el “Pronostico de Producción de Vivienda”[1] de la RUV, estima una producción de 206 mil 690 viviendas, lo que representa un crecimiento del 36.6% con respecto a lo observado durante 2020.

Para impulsar el desarrollo inmobiliario en el país, BIM ofrece créditos puente mediante los cuales los desarrolladores pueden financiar sus proyectos de vivienda, como crédito Tradicional, Sindicado, Crédito Eco Casa, Crédito Simple, Crédito en Cuenta Corriente, así como el Integral Línea III. Para este 2021, Banco Inmobiliario tiene un presupuesto considerado de 7 mil 926 millones de pesos para seguir apoyando a desarrolladores inmobiliarios del país y seguir promoviendo el desarrollo de vivienda.