Tras los meses de confinamiento y la reactivación paulatina de los diversos sectores económicos del país, existe la duda de saber si este es un buen momento de invertir en proyectos inmobiliarios. Banco Inmobiliario Mexicano (BIM) comparte algunos puntos que dan respuesta a esta interrogante.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía señalan que tan sólo durante el primer semestre del año en curso, el 10% del Producto Interno Bruto nominal generado en el país, es decir, alrededor de 2.4 billones de pesos fue derivado de la industria inmobiliaria, lo que posiciona a este sector como uno de los mejores posicionados, estables y de mayor relevancia para la economía mexicana y su reactivación.

“La habitación es un bien esencial, o para vivirlo o para hacer un negocio y, en este momento existe una oferta abundante de inmuebles, se supone por tanto que estarán a mejor precio que en un periodo normal o más aún, de escasez”, señaló el Licenciando Víctor Manuel Requejo, presidente y Fundador de Banco Inmobiliario Mexicano.

Por su parte, Rodrigo Padilla, Director General de BIM comentó: “Si hablamos sobre si este es un buen momento para generar proyectos inmobiliarios, creemos que dadas las facilidades de liquidez otorgadas por Banxico y la actual coyuntura económica reflejada en tasas de interés extraordinariamente bajas, el financiamiento de proyectos de construcción de vivienda presenta condiciones excepcionales para su realización”.

Al paso de los meses se ha visto que la pandemia ha dejado oportunidades en el sector inmobiliario y financiero que promueven la inversión en proyectos inmobiliarios tales como la aceleración en la automatización, mejoras a la seguridad y flexibilidad en tasas de captación para atender al público inversionista.

Tan sólo durante la pandemia, BIM ha firmado 94 créditos por un monto de 2,200 millones de pesos y se prevé que al cierre de este 2020 se firme un monto de 6 mil millones de pesos en alrededor de 400 créditos.

Banco Inmobiliario Mexicano se ha posicionado como uno de los principales administradores de línea III para Infonavit, siendo este, uno de los negocios más importantes para el banco y atendiendo de manera prioritaria los intereses de los derechohabientes, lo que favorece en gran medida el desarrollo de nuevos proyectos inmobiliarios en el país.

En estos meses de confinamiento, Banco Inmobiliario Mexicano se ha mantenido estable gracias a su diversificación en riesgos de la cartera, los montos de crédito otorgados y sus clientes.