La actual crisis sanitaria por el COVID-19 ha provocado que defraudadores lucren con la salud de las personas. Su ingenio para la estafa no tiene límite: conoce el modus operandi de los fraudes en la venta o renta de tanques de oxígeno.

Condusef nos da una guía de cómo evitar estafas en la compra o recarga de tanques de oxígeno.

  1. Por la alta demanda han surgido, en redes sociales, supuestos “vendedores” de tanques y concentradores de oxígeno que se aprovechan de la urgencia de las personas.
  2. Te envían una lista de precios pero siempre recalcan que debes depositar, mediante tu tarjeta de débito o en efectivo, un anticipo del 50% para apartar un tanque o concentrador, pero no ofrecen la posibilidad de pagarlo al momento de la entrega, ni acudir directamente por el oxígeno.
  3. Si accedes a depositar, el o la defraudadora te proporcionará su número de cuenta; al tener en sus manos tu dinero el defraudador procede a bloquear sus redes sociales, correos electrónicos, teléfonos u otro cualquier medio de contacto.

¡Cuidado! Además de un fraude, al proporcionar tus datos personales y financieros puedes también ser víctima de robo de identidad.

Antes de contratar un tanque o concentrador de oxígeno investiga a la empresa o persona que hace la venta; sigue estos consejos:

  • Revisa el perfil del vendedor y los productos que oferta; asegúrate que cuente con una dirección física o donde puedas liquidar al momento de la entrega.
  • Desconfía de quienes te exigen dinero por adelantado, usualmente se tratará de esta estafa.
  • Realiza la compra o renta en la página de los proveedores autorizados, fíjate que su dirección web comience con https:// y un candado cerrado en la esquina superior izquierda.
  • Algunas alcaldías de la CDMX y estados del país ofrecen el servicio de recargas de cilindros de oxígeno de manera gratuita, investiga si en tu localidad es el caso.
  • Recurre a tus amistades o conocidos para ver la posibilidad de que sean ellos quienes te renten o presten sus tanques.