• En COPARMEX coincide con la postura de la COFECE, la cual se está constituyendo como la única voz a favor de la libre competencia en el país
  • El retraso en permisos y obstáculos regulatorios están provocando incertidumbre jurídica para inversionistas y salida de capitales

La Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) emitió una opinión dirigida a los titulares de la Secretaría de Energía (SENER), de la Secretaría de Economía (SE) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE), donde señala que la aplicación de la regulación en los mercados de gasolina debe incentivar la competencia, con el fin de reducir su precio final al público.

El órgano regulador recomienda que “tanto para la importación como para el expendio al público de gasolinas en estaciones de servicio [gasolineras], así como la modificación y cesión de los mismos, se apliquen de manera expedita y no discriminatoria”.

Al contrario de los comentarios que ha hecho el actual Gobierno, donde señala que las marcas privadas dominan el mercado, la COFECE señala que Petróleos Mexicanos (PEMEX) sigue siendo el mayor oferente, al suministrar el 87 por ciento de la gasolina que consume el país.

Por lo que la Comisión indica que no se observa competencia intensa en el mercado mayorista y señala que desarrollar un mercado mayorista de gasolinas puede redundar en mayor abasto y menores precios para los consumidores.

Asimismo, la COFECE observa que el tiempo promedio de expedición de un permiso de expendio de gasolinas era de 21 días hábiles -prácticamente el mismo para todos los solicitantes-, pero en la actualidad la resolución de un permiso dura en promedio 75 días, por lo que más de 200 permisos para particulares no tienen resolución, lo genera un clima de incertidumbre para las inversiones nacionales y extranjeras.

Además, la COFECE manifiesta que existen obstáculos regulatorios para la instalación y operación de gasolineras en la normativa estatal y municipal, lo que limita la competencia entre las mismas para reducir sus márgenes, por lo que se debe trabajar con la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (CONAMER) para eliminar dichas regulaciones redundantes.

La COFECE también emite su opinión respecto al mercado de gasolina y Diésel, en la falta de permisos de importación, en excesivos tiempos de resolución de permisos y los obstáculos regulatorios, conforme a sus atribuciones como órgano autónomo que vigila, promueve y garantiza la libre competencia.

Así como lo hizo anteriormente al emitir opinión técnica en relación a la emisión de la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional, emitida por la Secretaría de Energía (SENER), y que sirvió como base a los amparos y posteriores suspensiones de jueces especializados.

En estos momentos difíciles de regresión al pasado, la COFECE se destaca como referente de autonomía y marca los límites al gobierno, quien quiere dejar sin competencia a PEMEX y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), regresando a las viejas prácticas monopólicas estatales.

La Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) considera que “no es suficiente lo que se señaló en el contexto de la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Estados Unidos, donde se dijo que había buenas intenciones por invertir en México”.

En comunicado, seña la COPARMEX: “el sector energético requiere de acciones concretas que muestren que habrá un cambio de rumbo en las acciones que ha tomado la actual Administración Federal. Ante ello, nos pronunciamos a favor de que la inversión privada complemente a la pública en el sector energético, para así garantizar condiciones de seguridad y competitividad en el suministro”.