A un año de contingencia por Covid-19, el grueso de la población empezó a tomar muchas medidas de precaución en todos los ámbitos de su vida, compras en línea para evitar contacto, pagos digitales, menor movilidad, trabajo en casa, etc. El terreno de las inversiones no fue la excepción.

La cautela de aquellos que invertían en diferentes instrumentos tradicionales, como la bolsa, fue necesaria ante la caída en empresas directamente afectadas como las líneas aéreas y las cadenas hoteleras, pero se abrieron oportunidades en otros frentes. Las empresas de tecnología financiera o Fintechs que se dedican al crowdfunding se convirtieron en una gran alternativa para aquellos inversionistas que querían opciones con riesgos mínimos y un buen retorno de inversión.

Antes de invertir, se pueden tomar en consideración, tres de los consejos de Warren Buffett, uno de los inversionistas más exitosos en renta variable:

  1. Evaluar si el negocio de la empresa en cuestión será capaz de fortalecerse en el futuro.

  2. Determinar si el valor que le otorga el mercado a ese negocio es menor del que merece, es decir, comprar barato.

  3. Verificar que la administración de la compañía (management) tenga un buen liderazgo y capacidad moral.

Para Manuel Piñera, director de crédito y cumplimiento de la plataforma Cumplo, especializada en crowdfunding para PyMEs, la volatilidad del mercado aún sigue, ya que no tenemos claro cuándo se va a terminar la pandemia, las vacunas ayudan a tener una mejor perspectiva del futuro, pero al presentarse un panorama de vacunación tan desigual a nivel mundial no se puede estimar el regreso a la normalidad en los diferentes sectores productivos, la movilidad sigue restringida, no sólo entre naciones, también al interior de muchos países, lo cual hace que el mercado interno aún no se reactive del todo.

Ante esta situación hay sectores productivos que se han visto beneficiados y es ahí en donde los inversionistas pueden poner el foco para sus movimientos, se debe tomar en cuenta que los grandes mercados incluyen a dos o tres empresas dominantes, pero que hacia abajo requieren de una gran cadena de suministros por parte de las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) las cuales vieron incremento en la demanda de sus productos o servicios, muchas de estas PyMEs no tienen acceso al crédito con las instituciones financieras tradicionales y su mejor alternativa, muchas veces la única, es el factoraje, el cual consiste en dejar como garantía una de sus facturas pendientes de ser pagada por alguno de sus clientes y con base en el monto de esa factura, solicitar un préstamo y así tener liquidez.

“De hecho el comportamiento durante la pandemia ha sido un reto para Cumplo, tenemos un número de empresas recurrentes que suben sus solicitudes y también un número establecido de inversionistas, pero llegó el momento en el que el número de inversionistas empezaba a ser cada vez mayor y las solicitudes de las empresas se fondeaban en cuestión de minutos, los inversionistas nos contactaban para pedirnos se abrieran más oportunidades o se establecieran ciertas condiciones para la participación; ante el panorama de reactivación que se vive en el país han llegado nuevas empresas a Cumplo y así se han incrementado las oportunidades para nuestros inversionistas.” Nos comparte Piñera.