Starlink, el servicio de internet satelital de SpaceX, propiedad de Elon Musk, anunció esta semana que expandirá sus cobertura a Australia, Nueva Zelanda, México, y estados de Canadá y Estados Unidos en los que aún no estaba presente.

De acuerdo con lo que se ha dado a conocer, la compañía, cuyo internet de alta velocidad se brindará gracias a los cientos de satélites que SpaceX ha lanzado al espacio, promete velocidades de descarga por encima de los 200Mbps y tiene planeado ofrecer cobertura en México a finales del 2021 pues tiene planeado el lanzamiento de la infraestructura necesaria, pero aún debe reunirse con los reguladores mexicanos.

La compañía tiene como política cobrar la misma cuota a todos sus usuarios a nivel mundial y para su servicio en México la única diferencia serán los impuestos locales y los costos de envío del kit de conexión.

De inicio pedirá un depósito de 100 dólares para los clientes interesados en registrarse a su lista de espera. Una vez que el servicio esté listo, se dará prioridad a estos clientes en el orden en el que apartaron su lugar. Una vez que el usuario este conectado a la red, el costo mensual es de 99 dólares.

La empresa comenzó la etapa beta de su servicio apenas hace tres meses, y reportó a la FCC que ya cuenta con más de 10,000 suscriptores a nivel mundial.</p><p>El servicio también está encargado de proveer internet a las fábricas de Tesla en el mundo, incluida la de Alemania.