• La Secretaría de Hacienda y Crédito Público llevó a cabo una operación de refinanciamiento de pasivos en los mercados internacionales logrando reducir en 75% las amortizaciones programadas para 2022.

    • La operación consistió en la emisión de dos nuevos bonos. Uno con vencimiento en 2031 y el segundo en 2061. Las tasas cupón de ambos bonos representan los niveles más bajos hasta ahora logrados por el Gobierno Federal para deuda en dólares.

    • Se intercambiaron bonos con vencimientos entre 2023 y 2030 por el nuevo bono a 10 años, y bonos con vencimiento entre 2046 y 2050 por el nuevo bono con vencimiento a 40 años, mejorando así el perfil de vencimientos de la deuda externa.

    • Además, se ejecutará la cláusula de vencimiento anticipado de dos bonos con vencimiento en 2022, logrando disminuir en 75% las amortizaciones de deuda externa programadas para 2022.

    • Cabe precisar que esta operación se llevó a cabo sin incurrir en endeudamiento adicional al aprobado por el Congreso.

Aprovechando las bajas tasas de interés prevalecientes en los mercados financieros internacionales, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público llevó a cabo una operación de refinanciamiento de deuda en el mercado de dólares, logrando reducir en 75% las amortizaciones programadas de 2022 y alargar los plazos de vencimientos del portafolio de deuda.

Esta operación tuvo tres componentes:

• El primero consistió en la emisión de dos nuevos bonos de referencia: uno a 10 años, con vencimiento en 2031, por 1,825millones de dólares de nuevos recursos a un cupón de 2.659% y otro a 40 años, con vencimiento en 2061, por 1,800 millones de dólares de nuevos recursos a un cupón de 3.771%. Ambos bonos pagarán los cupones (interés) más bajos hasta ahora logrados por el Gobierno Federal para deuda en dólares.

La transacción alcanzó una demanda máxima de 16,000millones de dólares, equivalente a 4.4 veces el monto colocado, y contó con la participación de más de 300 inversionistas institucionales a nivel internacional.

• El segundo componente consistió en un ejercicio de manejo de pasivos mediante el cual inversionistas con bonos que vencen entre 2023 y 2030 pudieron intercambiar su posición por el nuevo bono a 10 años, mientras que inversionistas con bonos que vencen entre 2046 y 2050 pudieron intercambiar su posición por el nuevo bono a 40 años. El monto total de intercambio ascendió a un aproximado de 3,000 millones de dólares. Con ello, se mejora el perfil de vencimientos de la deuda externa.

• El tercer componente consistirá en ejecutar la cláusula de vencimiento anticipado de dos bonos cuyo vencimiento original es en 2022. Esta recompra y cancelación de bonos será fondeada con los 3,625 millones de dólares de nuevos recursos obtenidos vía la colocación de los dos nuevos bonos de referencia y le permitirá al Gobierno Federal disminuir en 75% sus amortizaciones de deuda externa de mercado programadas para 2022.

Esta operación se convierte en el ejercicio de manejo de pasivos más grande, en términos del monto refinanciado (entre bonos intercambiados por nuevas referencias de mayor plazo y la recompra anticipada de dos bonos que vencen originalmente en 2022), en la historia del Gobierno Federal.

Las condiciones financieras alcanzadas en esta operación resultaron excepcionales para México, reafirmado así la fuerte confianza que tiene el público inversionista tanto en el manejo macroeconómico como en las finanzas públicas de México.

En conjunto, estas operaciones no causan endeudamiento neto adicional y se llevaron a cabo en estricto apego a los límites de endeudamiento externo neto establecidos en el Paquete Económico 2020 y aprobados por el Congreso.

Gracias a un monitoreo constante de los mercados internacionales, y tras los resultados obtenidos en esta operación, México confirma su visión estratégica de acceder al financiamiento externo de mercado cuando condiciones sumamente favorables puedan ser alcanzadas y utilizar una combinación de diversas herramientas financieras para mejorar el perfil de vencimientos y así reducir el costo de la deuda.

El Gobierno Federal reitera su compromiso de ser congruente con los objetivos de política de deuda pública necesarios para contar con finanzas públicas sanas, las cuales son un elemento indispensable para que el país alcance un crecimiento y un desarrollo económico sostenible.