• El cáncer infantil tiene un 20% de mortalidad en países con ingresos altos, mientras que, en naciones con ingresos medios o bajos, alcanza una mortalidad del 80%.
  • El costo promedio de una sesión de quimioterapia alcanza los 7 mil pesos mexicanos.

Este 15 de febrero se conmemora el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer Infantil, iniciativa que la OMS puso en marcha en 2018 para ofrecer asistencia técnica a distintos gobiernos, con la finalidad de lograr una tasa de supervivencia del 60% de los niños con esta enfermedad[1] hacia 2030.

Aunque es una enfermedad poco frecuente, puede aparecer en infantes de 0 a 15 años a partir de cambios genéticos en una sola célula que después se multiplica sin control, dando lugar a una masa o tumor que se extiende por distintas partes del cuerpo y, en el peor de los casos, puede provocar la muerte.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, en países con ingresos altos, más del 80% de la población sobrevive; sin embargo, en países de ingresos medios o bajos sólo el 20% de la población sobrevive. Algunas de las principales causas de la baja incidencia de supervivencia en países con ingresos medianos o bajos son la falta de un diagnóstico preciso y oportuno, poco o nulo acceso a los tratamientos, abandono del tratamiento y defunciones por toxicidad, entre otras.[2]

Entre los tratamientos más comunes se encuentran la radioterapia, quimioterapia, inmunoterapia y terapia hormonal, entre muchas otras que, dependiendo el tipo y el avance de la enfermedad, se podrá realizar cada paciente. Sin embargo, lo que es una constante son los altos costos de atención; tan sólo el precio de una sesión de quimioterapia en el IMSS llega a costar $7,113 MXN; mientras que la sesión de radioterapia tiene un costo aproximado de $2,115 MXN[3].

“Conscientes de lo atípica, pero grave, que es una enfermedad como el cáncer infantil, el que los menores cuenten con un seguro médico de gastos mayores es una gran herramienta de planeación financiera y prevención en salud. Hasta el 2018, más de 26 millones de niños y adolescentes entre los 0 y 19 años no contaban con ningún tipo de Seguridad Social, según datos oficiales[4].” comentó Fernando Lledó, Director General de Bupa México.

Nunca se es demasiado joven para contar con un seguro médico que cubra desde accidentes pequeños hasta enfermedades graves con alto impacto en la economía y en la vida familiar. Lo más importante, como siempre, es la prevención.