Profeco nos dice, en su blog, cómo cuidar nuestro aguinaldo. Aquí algunas de esas ideas.

Recibir esta prestación laboral podría hacer que lo distribuyas sin planear, realizando compras impulsado por la época. Sé consciente, utilízalo de manera eficiente, inteligente, segura y planeada.

Optimiza el uso de los recursos y toma control de tus finanzas.

Antes de comprar algo te damos algunas recomendaciones para hacer rendir tu aguinaldo:

  • Prioriza necesidades

De esta manera podrás destinar un porcentaje del aguinaldo a diferentes rubros según la importancia.

  • Paga tus deudas

En caso de que tengas deudas, lo mejor es aprovechar el aguinaldo para liquidar o darle prioridad a las que tengan una tasa de interés y un Costo Anual Total (CAT).

  • Invierte

Tu cuenta de ahorro para el retiro (Afore) o un Plan Personal de Retiro harán que el dinero crezca y que se tenga una mayor tranquilidad en un futuro. Existen otras opciones para invertir, como los cetes o los fondos de inversión.

  • Aprovéchalo

Darle mantenimiento a tu casa siempre será una buena inversión, pues evitará que tu hogar se deteriore y después tengas que invertir más dinero en reparaciones. Considera destinar parte de tu aguinaldo a ello.

  • Ahorra

Destina una parte al ahorro porque después de diciembre continúan los gastos fijos del año que comienza, por lo cual debes ser previsor para enfrentar la llamada cuesta de enero.

  • Haz un fondo de emergencias

Tener un colchón financiero es una forma de amortiguar los efectos en contextos de incertidumbre como los actuales. Revisa tu gasto familiar e intenta reducir, en la medida de lo posible, los que no son necesarios

Si vas a comprar algo:

  • Elabora un presupuesto.

Te ayudará a tener un control de tu dinero y te permitirá conocer tu capacidad de pago para establecer un límite en tus compras y así evitar comprometer tu ingreso futuro.

  • Planea tus compras.

Al planear tus compras con anticipación podrás lograr un ahorro importante, no te dejes llevar por la emoción de las fechas y compres todo lo que te ofrezcan sin pensar cómo lo vas a pagar.

  • Compara precios.

Antes de adquirir un producto compara precios en diferentes tiendas, te sorprenderás del ahorro que puedes lograr en cada artículo.

  • No lo tomes a la ligera.

Es muy común en tiempos de bonanza el uso desmesurado de la tarjeta de crédito. Si bien puede ser una buena opción cuando se utiliza racionalmente, recuerda que es dinero que tendrás que pagar en su fecha de corte.

Que no te gane la emoción en esta época de fin de año. Es momento de ajustar los presupuestos basados en las circunstancias para que inicies el año sin deudas. Ahora más que nunca trata de ser un comprador inteligente y precavido.