La PROFEDET cuenta con un manual interno de atención integral especializado en las y los trabajadores que se encuentren dentro de cualquier grupo vulnerable o en situación de discriminación.

El protocolo establece las acciones que deben seguir los servidores públicos de este organismo para una mejor atención a este grupo de personas que sufren de modo permanente o particularmente grave una situación de discriminación, desigualdad y/o intolerancia debido a circunstancias, señaló la directora de representación jurídica de PROFEDET, Nidia Hernández Valverde.

Durante su participación en el Programa Integral de Capacitación en el Sistema de Justicia Laboral para procuradores locales y federales y que está a cargo de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (PROFEDET), Hernández Valverde destacó que los denominados “grupos vulnerables” no son vulnerables por sí mismos.

“Son las condiciones de desigualdad social en las que viven estas poblaciones, algunos de cuyos ejemplos más representativos son los indígenas, los migrantes y los ancianos en ciertas circunstancias, las que definen su condición de vulnerabilidad”, explicó.

Hernández Valverde detalló en su ponencia “Sensibilización en la atención al público” que dentro de este sector se encuentran pueblos y comunidades indígenas, afrodescendientes, niñas, niños, adolescentes, personas adultas mayores, personas con condiciones de discapacidad, así como migrantes, mujeres embarazadas, familiares de personas víctimas de desaparición y desaparición forzada, víctimas de violencia, personas en situación de calle y personas de la diversidad sexual, entre otros.

De acuerdo con Nidia Hernández los lineamientos buscan que las personas en dicha situación se acerquen a la PROFEDET a solicitar orientación: vía telefónica, por correo electrónico o presencial.O en su caso, dijo, asesoría y/o representación laboral gratuita, por parte de los servidores públicos, los cuales están capacitados en materia de derechos humanos, discriminación y perspectiva de género.

Dentro de las acciones que deberá de realizar la PROFEDET se encuentra la solicitud de asistencia de un intérprete, para comunicarse, en los casos de que acuda una persona con alguna discapacidad auditiva, hable una lengua indígena o distinta al español.

Si las personas presentan alguna condición de discapacidad o limitación, pueden acceder con un acompañante para ser auxiliados.

En el supuesto haber sido víctima de violencia sexual o de género, la persona podrá escoger si quiere ser atendido por un abogado u abogada. Y si el usuario lo desea, el mismo servidor o servidora pública podrá ser quien lleve el todo el proceso, a fin de evitar la revictimización y por respeto a la intimidad del solicitante.

Puntualizó que para los casos en que acuda algún familiar de una persona trabajadora víctima de desaparición, se seguirán los “lineamientos para la atención a los familiares y/o personas beneficiarias de trabajadores que tengan la calidad de personas desaparecidas” que tienen como objetivo brindar una atención oportuna, empática y especializada, protegiendo en todo momento tus derechos humanos.

El protocolo señaló busca brindar un buen servicio de atención al ciudadano, mismo que debe de ser actualizado conforme a las necesidades del usuario, fiable y creíble, de fácil acceso.

Sencillo en el lenguaje y en los procedimientos, amable en el trato: próximo, ágil, puntual en el momento en que se necesita, con capacidad de respuesta ante imprevistos, transparente y profesional.

“Un buen servicio se percibe cuando las expectativas del usuario se atienden en forma oportuna y eficaz”, finalizó.