Recientemnente el Sistema de Ahorro para el Retiro ha publicado un documento en el que hace un análisis sobre Impacto de la pandemia de COVID-19 en el mercado laboral mexicano y en el SAR. Entre los datos a destacar se encuentran:

A partir del 2020 el mundo enfrentó lo que es, probablemente, la más seria crisis sanitaria del último siglo con la aparición del COVID19, pandemia que ha tenido un fuerte impacto negativo en la economía mundial. En México se decretó la “emergencia sanitaria” el 30 de marzo del 2020, dando paso a un abrupto paro en las actividades económica y sociales durante abril y mayo, y una gradual reapertura a partir de junio.

El impacto negativo sobre el mercado laboral fue muy significativo. De acuerdo al INEGI, entre marzo y abril del 2020 se perdieron 12.5 millones de puestos de trabajo. Sin embargo, los trabajadores informales absorbieron el mayor impacto. De la pérdida inicial en el empleo, 10.4 millones eran parte de la informalidad y 2.1 millones de la formalidad.

Para el grupo de trabajadores en el mercado formal privado (afiliados IMSS), el impacto fue relativamente menor y gradual. Las mayores reducciones en el empleo ocurrieron en junio y julio. Entre marzo y julio se perdió un millón de empleos. El comportamiento en el desempleo fue similar entre hombres y mujeres.

Si bien el impacto de la pandemia fue generalizado, el mayor efecto negativo se observó en el sector servicios. Este sector absorbió 63% de los empleos perdidos en la informalidad entre el primer trimestre del 2020 y el mismo periodo del 2021. En el caso del mercado formal, este sector acumula una caída de 0.33 millones de empleo a mayo del 2021 respecto a marzo del
2020.

Por edad, el grupo más afectado de trabajadores fueron los jóvenes entre 15 y 34 años, que en conjunto perdieron 242 mil puestos de trabajo entre marzo del 2020 y mayo del 2021. También el grupo de trabajadores con salarios entre 1 SM y 3 UMAs fueron los más afectados. Finalmente, las empresas de 6 a 250 empleados concentraron 82.5% de los puestos de trabajo que se habían perdido entre marzo del 2020 y mayo de 2021.

Un impacto importante de este evento sobre el SAR y las pensiones futuras se asocia a los “retiros por desempleo”, en la medida que reducen los saldos en las cuentas y las semanas cotizadas registradas. El número de estos retiros aumentó en 34% en el 2020 y el monto retirado en 61%. Sin embargo, el impacto sobre el sistema es relativamente limitado debido a
que el diseño del SAR acota de manera importante el monto y la disponibilidad del retiro.

Entra mayo del 2020 y mayo del 2021, el número de retiros representó el 3.2% del total de cuentas en el sistema y el 0.48% de los activos netos.

Sigue la liga y obtén el reporte completo aquí>>