• Anualmente, México registra un total de 300 mil créditos para la adquisición de vivienda nueva y/o usada.
  • 60% de la población económicamente activa no tiene acceso a algún crédito que le permita adquirir un hogar.

El mercado inmobiliario en nuestro país ha ido evolucionando conforme ha pasado el tiempo. Gracias a organismos como el INFONAVIT, FOVISSSTE e incluso a instituciones financieras, las y los mexicanos han podido acceder a un techo digno y de calidad. De hecho, se estima que, al año, se otorgan en total 300 mil créditos para la adquisición de vivienda nueva y/o usada.

Sin embargo, a pesar de esto, aún hay una brecha importante que se debe de atender. De acuerdo con datos del Banco Inmobiliario Mexicano (BIM), a la fecha hay personas que por distintas razones les es imposible acceder a algún tipo de crédito que les permita comprar bienes inmuebles. Además, se tiene registro de que el 60% de la población económicamente activa no tiene acceso a un financiamiento para adquirir una vivienda.

Ante esta situación, Gregorio Sánchez Hernández, director corporativo y de negocios del BIM, asegura que, para cerrar dicha brecha, se requiere incorporar a los trabajadores “no afiliados” al sistema financiero, de tal suerte que puedan optar por adquirir un patrimonio para ellos y sus familiares.

“Si bien, el acceder a créditos para la vivienda se ha convertido en un gran reto, la coyuntura actual desató otro gran desafío, tanto para los que solicitan como para las entidades financieras, ya sean públicas o privadas. Si hoy hacemos un comparativo, nos daremos cuenta que los principales insumos para la edificación, entre ellos, el acero o el cemento, han registrado incrementos importantes – en algunos casos hasta el 30% -. Esto de cierta manera encarece el costo final de una propiedad; y al final del día, provoca que el usuario reduzca sus posibilidades de compra”, señaló Sánchez Hernández.

Ante esta situación, el Banco Inmobiliario Mexicano (BIM) sigue empujando a nivel nacional una agenda que visibilice la importancia de acercarse a este tipo de entidades a fin de que los mexicanos adquieran una vivienda. “Tan solo en el periodo de enero a septiembre de este año, se han invertido ya poco más de 6 mil 300 millones de pesos para la edificación de aproximadamente 6 mil viviendas”, aseguró Gregorio Sánchez Hernández.

De hecho, en el marco del Día Mundial del Hábitat, que fue instaurado por la Asamblea General de las Naciones Unidas y que tiene por finalidad reflexionar sobre el estado de nuestros hábitats y sobre el derecho básico de todos a una vivienda adecuada, el BIM de la mano de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) continúa con la promoción de programas que permitan el acceso a un hogar a más mexicanos.