Tener una tarjeta de crédito, un crédito para auto o hipotecario son instrumentos financieros muy útiles. Aunque existe quienes prefieren no hacer uso de éstos, sabiéndolos utilizar pueden ser fundamentales para formar un historial crediticio.

El historial crediticio es tu carta de presentación en el mundo del crédito. Revisarlo es importante para monitorear el cumplimiento de tus créditos y prevenir sorpresas que afecten tu desempeño crediticio.

¿Cómo lo obtengo? 

Es muy fácil, sólo debes solicitarlo a cualquiera de las Sociedades de Información Crediticia (SIC) autorizadas: Buró de Crédito y Círculo de Crédito.

Aprovecha que tienes el derecho de solicitar tu historial crediticio de manera gratuita una vez cada 12 meses. Si quieres consultarlo más veces o necesitas información adicional tiene un costo; investígalo en la SIC de tu elección.

¡Ten cuidado! 

Tu historial crediticio sólo puede ser consultado por ti y por las instituciones crediticias que autorices. Además, tu historial muestra quién lo ha consultado en los últimos 24 meses.

Si detectas alguna anomalía, ¡no la dejes pasar! Solicita una aclaración a la Sociedad de Información Crediticia que proporcionó tu historial o ponte en contacto con la CONDUSEF.

Revisa tu historial crediticio

Si pagas puntualmente tu crédito y tu nivel de deuda es acorde con tu capacidad de pago, tendrás puntos a tu favor cuando solicites un crédito más grande o con mejores condiciones.

Si comienzas a tener problemas para pagar tu crédito acércate a tu banco, está para ayudarte. Al hacerlo, recibirás atención personalizada.