El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas dio a conocer su reporte de perspectivas económicas de septiembre, en el se destaca la continuidad en la actividad económica con buen desempeño, pero con ciertas reservas por los aumentos en los contagios de Covid 19.

La actividad económica continúa con buen desempeño, aunque mostrando cierta moderación por el repunte en contagios. La economía podría crecer de manera secuencial el resto del año, aunque a un ritmo más moderado debido a los efectos adversos suscitados por los repuntes de contagios de Coronavirus. Será muy importante seguir de cerca la dinámica
de la demanda interna en los próximos meses para evaluar el ritmo de desaceleración y sus posibles implicaciones para nuestro panorama de crecimiento. Probablemente su mayor efecto será en el grado de confianza de consumidores y empresas ya que hasta ahora se ha visto relativamente pocas restricciones adicionales en la actividad, en contraste con olas previas.

Este entorno de incertidumbre podría afectar la propensión para consumir debido a motivos precautorios. Por lo tanto, será importante seguir de cerca los indicadores de confianza y demanda doméstica para dilucidar si esto se está materializando. Del lado más positivo, vale la pena resaltar que: (1) La curva de contagios diarios ha empezado a moderarse tras los máximos recientes; y (2) recientemente se han recibido más dosis, lo que podría ayudar a acelerar las aplicaciones luego de moderarse con fuerza todo el mes.

En el manufacturero la situación sigue relativamente complicada, con limitaciones al crecimiento por el lado de la oferta debido a un sinnúmero de disrupciones en la cadena global. A nivel global, las empresas productoras de bienes continúan viendo un entorno retador para el adecuado suministro de insumos, altos costos de transporte y disrupciones debido al COVID-19. Este escenario de mayor cautela se ve incorporado en el pronóstico de crecimiento de la encuesta del mes de septiembre, que se  mantuvo en 6.0% para este 2021.

Banxico continúa con su estrategia de subir la tasa de interés de referencia ante un panorama complejo de inflación, evidencia de recuperación económica y cambios en la política monetaria global. La Junta de Gobierno de Banxico decidió por mayoría (3-2), incrementar la tasa de referencia en 25pb a 4.50%, en línea con lo esperado en su reunión de política monetaria del mes pasado. Los votos disidentes fueron los Subgobernadores GaliaBorja y Gerardo Esquivel. El comunicado mantuvo un tono restrictivo (i.e. hawkish) al destacar todavía preocupación por la inflación, lo que también se reflejó en el fuerte ajuste al alza en los pronósticos del banco central, donde retrasaron la convergencia de la inflación a su objetivo al
1T23 (antes 3T22).

Posteriormente, las minutas de la decisión anteriormente mencionada revelaron los argumentos sobre los miembros disidentes. Adicionalmente, entre los comentarios destacó que los miembros más hawkish ven riesgos relevantes ante el elevado nivel de la inflación subyacente, mientras que los disidentes consideran que los aumentos de tasas no son necesarios ante un incremento temporal en la inflación, aunque la mayoría considera que las presiones son transitorias, existe el riesgo que la formación de precios se vea afectada. Asimismo, reconocieron una importante recuperación económica en 1S21, pero con algunos vientos en contra en el corto plazo.

También Banxico publicó su Informe Trimestral del 2T21, manteniendo un sesgo hawkish, donde se modificó el estimado del PIB para 2021 a 6.2% (+20pb), mientras que para 2022 se mantuvo sin cambios en 3.0%. De igual manera, los pronósticos de inflación se mantuvieron sin cambios, aunque mencionaron que el balance de riesgos para la inflación permanece al alza.

El Poder Ejecutivo presentó la propuesta de Paquete Económico 2022 para su discusión y aprobación en el Congreso en los próximos meses. El pasado 8 de septiembre, el Secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, entregó a la Cámara de Diputados el Paquete Económico 2022, que incluye los Criterios Generales de Política Económica (CGPE), la iniciativa de Ley de Ingresos y la propuesta de Presupuesto de Egresos de la Federación. Tras esta acción, La Cámara de Diputados y de Senadores tienen que aprobar la Ley de Ingresos a más tardar el 20 de octubre y el 31 de octubre, respectivamente; por su parte, el Presupuesto de Egresos debe ser aprobado únicamente por la Cámara de Diputados a más tardar el 15 de
noviembre. Los estimados puntuales para el PIB se ubicaron en 6.3% y 4.1% para 2021 y 2022, respectivamente. Ambos están por arriba de los pronósticos previos de 6.0% y 3.6%.

Por su parte, el tipo de cambio promedio no mostró ajustes, ubicándose en USD/MXN 20.1 este año y en 20.3 en 2022. La inflación se ubica en 5.7% para este año y 3.4% el próximo, en línea con las últimas estimaciones del banco central. En la parte petrolera, el precio promedio para este año resultó mayor a lo estimado en el reporte trimestral, en 60.6 US$/bbl. Para 2022 la estimación es de 55.1 US$/bbl (previo: 53.1 US$/bbl). En contraste, la producción de 2021 sería menor, en 1,753 desde 1,794kbpd. Para 2022 el ajuste también fue a la baja, en 1,826 desde 1,867kbpd en los Pre-Criterios, publicados en marzo. Los egresos crecerían 1.5% a/a en términos reales en 2022, con ajustes mixtos en los ramos autónomos, aunque principalmente a la baja. En los administrativos, las secretarías con mayores ganancias serían Turismo y Bienestar, aunque con pérdidas en Economía y la SEDATU. Los recursos a las entidades federativas se proyectan con un alza de 4.7% relativo al monto aprobado en 2021, con un impulso importante de las participaciones (+6.7%). Con ello, el Saldo Histórico de los RFSP resultaría en 51.0% del PIB al cierre del año (previo: 50.8%). En 2022, y a lo largo del horizonte estimado (hasta 2027) se mantendría en el mismo nivel (51.0%).