Mars acelera las acciones que le ayudarán a mitigar su impacto en la disponibilidad de agua en localidades con cuencas hidrográficas estresadas. La compañía prioriza cinco plantas productivas en México, incluyendo las plantas de Guadalajara, Montemorelos, Querétaro, Santa Catarina y Toluca, las cuales han sido identificadas como de alta prioridad para abordar los desafíos del agua. En estas plantas, la compañía fabrica productos de sus marcas PEDIGREE®, WHISKAS®, SNICKERS®, y M&Ms®, entre otros.

Mars se asegurará de que cada litro de agua utilizado en sus plantas alrededor del mundo se reponga a través del tratamiento y reutilización de aguas residuales, con instrumentación de programas avanzados de administración de agua para mejorar su eficiencia y lograr su circularidad. El objetivo es garantizar que las aguas residuales tratadas se descarguen de manera que se reduzca el estrés en las cuencas hidrográficas y se equilibre el uso de agua residual restante cómo ya sucede en México, además de proyectos que aborden el estrés hídrico.

Estas acciones forman parte del Plan de Sustentabilidad en una Generación de la compañía, y reflejan su compromiso de lograr en 2025 el equilibrio hídrico en las plantas que enfrentan los mayores desafíos de agua. Actualmente más de 2,000 millones de personas viven en países con estrés hídrico en todo el mundo[1] , y los expertos señalan que los problemas de agua afectarán a más de la mitad de la población mundial para 2050, si no se toman medidas ahora.

Gabriel Fernández, director general de Mars Wrigley Latinoamérica Norte, comparte que, en todo el mundo, la disponibilidad de agua se encuentra en un punto crítico y los efectos del cambio climático están agravando el problema. “Todos tenemos un papel fundamental que desempeñar para mitigar nuestro impacto en el suministro de agua y proteger la salud de las comunidades a nivel global. En Mars estamos eliminando el uso insostenible del agua en toda nuestra cadena de valor y tomando medidas para mitigar el impacto de nuestras operaciones en regiones con alto estrés hídrico, como México, pero no podemos hacerlo solos. La colaboración entre empresas globales, socios y comunidades locales es fundamental para tener un impacto significativo”.

Un ejemplo de trabajo colaborativo es Charco Bendito, iniciativa a la que Mars se suma junto a otras grandes empresas, principalmente de la industria de bebidas. Este proyecto comprende la restauración integral para el cuidado del agua en una sección de la microcuenca Arroyo Grande, en la localidad de San Lucas Evangelista, municipio Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco. Contempla la restauración y reforestación de la zona, conservación de suelos y la biodiversidad, instalación de infraestructura para que más familias tengan acceso a agua potable, participación socioambiental y cosecha de agua.

“Esto forma parte de las iniciativas con las que buscamos mejorar la disponibilidad de agua y eliminar su uso insostenible en toda nuestra cadena de valor. Que se suma a nuestro compromiso para 2025 cuando pretendemos alcanzar una reducción de 50%; y me enorgullece que el trabajo y compromiso de los equipos de nuestras 5 plantas en México, contribuirá de manera importante para alcanzar esta meta global”, afirma Fernández.

Gracias al  mapeo del uso total de agua a lo largo de la cadena de suministro global de Mars, se buscará reducir el impacto en vertientes de agua con mucho estrés y así transformar también la cadena de suministro agrícola mediante la capacitación de los agricultores en prácticas sostenibles que impulsen su uso eficiente. La Plataforma de Arroz Sostenible de Mars Food y el programa Shubh Mint en el norte de la India son ejemplos de prácticas agrícolas sostenibles, respetuosas con el clima y el agua.

Acciones alineadas al Pacto Mundial

Las acciones anteriores refuerzan el compromiso de Mars con Water Resilience Coalition (WRC), de la cual forma parte. WRC es una iniciativa del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, creada para luchar contra la crisis mundial del agua junto con 30 empresas globales. Sus objetivos son aumentar las inversiones en soluciones innovadoras a la crisis del agua y el clima, así como alentar la acción colectiva para desarrollar la resiliencia del agua en regiones con alto estrés hídrico.

Desde 2015, Mars trabaja también con el CEO Water Mandate para avanzar hacia el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 6 (ODS 6) de las Naciones Unidas: garantizar la disponibilidad y gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos. A nivel global, Mars tiene planes de instrumentar sus programas de administración de agua en otras seis plantas de Asia y África en un futuro próximo, y seguirá participando en proyectos de agua en colaboración con otras entidades.

“Como parte de nuestro Plan de Sustentabilidad en una Generación, tenemos metas muy claras que cumplir hacia el año 2025, además del agua. Todas alineadas a los objetivos de Plan de las Naciones Unidas para el Desarrollo, porque estamos comprometidos con la creación de un mundo seguro, saludable y sostenible para nuestros Asociados y las comunidades en las que operamos. Esto cobra especial relevancia porque en Mars estamos convencidos que el mundo que queremos mañana, empieza con la forma en la que hacemos negocio hoy”, finaliza Fernández.