La imagen de la oficina de los años 60, en la que cientos de trabajadores salían y entraban a la misma hora ha quedado atrás. La pandemia por Covid-19 marcó un antes y un después en la forma en la que trabajamos y también el concepto de espacio de trabajo. Los últimos datos de la Encuesta regional 2020 ¿Cómo se transformó el ámbito laboral y familiar? encabezada por IAE Business School, ofrecen datos reveladores.

Antes sólo el 34% de los colaboradores trabajaba en home office toda la semana, mientras que el 10% lo hacía solo algunos días. Con la llegada del Covid-19, los empleados que hacen home office se incrementaron a 68% y a 11% los que lo realizan solo alguna vez. En segundo término, las aptitudes se han desarrollado mejor, pues 81% aseveró que esta situación le permitió tener autodisciplina, otro 81% ganó en resiliencia y 80% flexibilidad laboral.

Herman  Miller,  empresa líder  en  tendencias  de  innovación  y  diseño de mobiliario, lleva décadas de investigación prediciendo los cambios en el área laboral. Y en ese contexto reunió a 80 prometedores diseñadores de Estados Unidos y Canadá en una serie de workshops llamados Future State. Los invitados intercambiaron percepciones, ideas irreverentes e inquietudes sobre la evolución en las formas de laborar en la oficina. A continuación te presentamos las siete predicciones de cómo podrían verse estos ambientes en un futuro muy cercano.

1. Diseño de oficina por demanda

Los participantes de Future State imaginan un nuevo tipo de tecnología para el diseño de oficinas llamado Sensify. Se trata de una aplicación que transforma las paredes blancas optimizadas con tecnología en lo que quieras. ¿Necesitas un espacio que te inspire? Programa una vista de montañas y proyéctala sobre las paredes. ¿Está el jefe de visita? Con una reprogramación, puede visualizar el último análisis de clientes.

2. Hacer tiempo para encuentros personales

Los diseñadores anticiparon que los beneficios de trabajar en el hogar (desde estar en pijama hasta ganar productividad) solo servirán durante un tiempo. Tarde o temprano, el individuo necesitará establecer los vínculos personales que ofrece una oficina. Los participantes de Future State conciben el lugar de trabajo del futuro como un imán que atrae y concentra energía; en un mundo donde el producto derivado de los avances en la tecnología de las comunicaciones es una tendencia natural a pronunciar la distancia entre nosotros.

3. Obtener lo que quiero en el momento que lo necesito

Para los participantes de Future State esta creciente necesidad de velocidad, de la mano de un crecimiento abrupto en la cantidad de trabajadores independientes, podría crear una nueva manera de dotar de personal a las empresas. Las organizaciones se crearán y recrearán en función de cada proyecto, haciendo selecciones específicas de una gran cartera de consultores. Este modelo posterior al de los empleados, permitirá acelerar procesos, llegar con mayor velocidad al mercado, diseñar mejor y más rápidamente e innovar con la productividad, todo esto aprovechando el mejor talento de la industria para la tarea específica por lograr.

4. Tendencia hacia el optimismo tecnológico

A lo largo de la investigación, se habló de avances en el software del modelado y la fabricación automatizada de mobiliario por demanda. A pesar de que lo anterior generó cierta ansiedad en los diseñadores por las relaciones personales con la tecnología, cuando se trata de la promesa de la inteligencia artificial, los macrodatos y la robótica para colaborar en el proceso del diseño, el grupo se mostró entusiasmado.

5. Dominio del equilibrio entre el trabajo y la vida personal

Los participantes de Future State pronostican que, en los próximos años, las personas y las organizaciones para las que trabajan desarrollarán mejores funciones entre el trabajo y la vida personal para propiciar una participación más profunda y significativa en ambos ámbitos. Esto implica aprender a desconectarse de la tecnología, y poner punto final a la multiplicidad de tareas. Así como usar analítica para comprender cuándo nos encontramos en el mejor estado para trabajar.

6. La oficina descentralizada

Es grandioso trabajar desde cualquier lugar, pero ello implica no siempre contar con la mejor conexión Wi-Fi o la tecnología que se necesita para colaborar con otras personas de cualquier parte del mundo. Los participantes de Future State ven la posibilidad de satisfacer las necesidades de una fuerza laboral cada vez más distribuida con las de un lugar de trabajo cada vez más distribuido. Las oficinas centrales globales desaparecerán. En su lugar, habrá una serie de Unidades de Trabajo en todo el mundo en las que podrá ingresar y permanecer tanto tiempo como desees.

En conclusión los cambios se producen con más velocidad y hay que saber adaptarse a las necesidades de los colaboradores. Las empresas que lo hagan antes podrán atraer y retener el talento, y descubrirán con las nuevas generaciones, otras formas de desarrollar sus profesiones. El programa Future State se pone en marcha por tres años, en Herman Miller entusiasma mantener vigente esta conversación, seguir buscando las próximas grandes ideas para el futuro del trabajo y seguir aprendiendo.