Este próximo 05 de junio se conmemora el Día Mundial del Medio Ambiente que tiene el objetivo de crear conciencia acerca de la necesidad de proteger y mejorar el entorno.

Bajo esta premisa, se observa una mayor tendencia por impulsar empresas o proyectos que cuenten con elementos sustentables y protejan los recursos, lo que se ha convertido en una área atractiva para los inversionistas, que buscan un equilibrio de beneficios sociales, ambientales y financieros positivos.

Actualmente las inversiones sustentables se consideran de alto impacto ya que impulsan el desarrollo sostenible de una economía y tienen el objetivo de generar mejores retornos. Esta estrategia de inversión pertenece a la familia de Inversiones Socialmente Responsables (ISR), que se rige por aspectos ambientales, sociales y gobierno, denominados criterios ESG (por sus siglas en inglés).

De acuerdo con algunos estudios en el mundo, incluyendo Investing in a Better World, realizado por el gobierno británico, al menos 55% de los inversionistas admitieron que prefieren los productos financieros asociados con proyectos de sustentabilidad como una inversión de alto impacto.

“En México se va abriendo camino, los inversionistas están viendo el potencial que representa este tipo de inversión; una gran oportunidad para apoyar emprendimientos que impulsen un mañana más sustentable”, comentó Denis Yris, director y fundador de WORTEV CAPITAL, fondo de capital emprendedor que impulsa el crecimiento de las empresas.

A nivel mundial, este tipo de inversiones se mantiene pese al actual entorno. Según Morningstar, plataforma de investigación y servicios financieros, los activos con un enfoque sustentable resistieron mejor que sus pares durante el 2020. En su análisis destaca que 7 de cada 10 fondos sustentables en Estados Unidos registraron mejores rendimientos comparado con los fondos convencionales.