De acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), 75% de los trabajadores mexicanos padecen de estrés laboral, liderando el ranking mundial y superando a naciones como China (73%) o Estados Unidos (59%).

Este padecimiento es un problema que afecta gravemente a las empresas mexicanas y sus trabajadores. Por ley, en la actualidad todas las corporaciones deben de tomar medidas para combatirlo debido a las consecuencias que conlleva.

A este respecto una opción para contrarrestarlo puede ser el diseño basado en la naturaleza. Herman Miller, la marca líder de diseño de espacios y mobiliario, en su investigación “Diseño basado en la naturaleza” considera que al adoptar técnicas comprobadas para crear interiores que conectan con instintos naturales, se pueden lograr espacios que ayudan a las personas a revitalizarse y trabajar mejor.

El diseño basado en la naturaleza o biofílico se basa en la creación de entornos urbanos en los que se incorporan ideas sobre la selección del hábitat; es decir, se producen preferencias del espacio con el que se tejen lazos psicológicos y emocionales entre los seres humanos y los lugares con los cuales se convive. En ese sentido, la experiencia es la imitación de los gustos de los colaboradores con una atmósfera natural en un entorno urbano, una tendencia de diseño ambiental y ecológico.

En efecto, se puede diseñar un edificio totalmente sustentable que cumpla con todos los estándares de LEED pero que, lamentablemente, puede ignorar la profunda necesidad humana del contacto con la naturaleza. Así lo que se debe tomar en cuenta es: crear espacios ahorradores de energía pero que también incorporan características naturales, para ayudar a las personas a sentirse cómodas e inspiradas, realmente vivas y comprometidas con los lugares donde trabajan y aprenden. De esta manera se reduce el estrés.

Cada vez más, las investigaciones demuestran que el diseño basado en la naturaleza tiene el potencial para reducir el estrés en todo tipo de entornos urbanos. Una revisión de 2011 del International Journal of Environmental Health Research recopiló resultados de varias disciplinas diferentes para desarrollar 12 “recomendaciones de contacto con la naturaleza basadas en la evidencia” con el fin de “crear lugares saludables”. Entre estas se encuentran:

– Cultivar suelos para desarrollos

– Mantener jardines medicinales

– Aceptar animales en el interior

– Iluminar habitaciones con luz natural resplandeciente

– Brindar una visión clara de la naturaleza exterior

– Exhibir una fotografía de la naturaleza y una obra de arte de naturaleza realista

A medida que los investigadores publican más datos concretos y reales relacionados con el diseño basado en la naturaleza, se exhiben ventajas como; índices de recuperación más elevados, mayor rendimiento cognitivo y comprensión de aprendizaje mejorada, los beneficios económicos del diseño biofílico pueden cuantificarse más fácilmente.

Otros puntos a tomar en cuenta dentro de los espacio de trabajo son:

  1. Perspectiva y sentimiento de refugio

Brindar áreas con planes de distribución que ofrecen múltiples vistas de la mayoría de las ubicaciones y que ofrecen opciones para desplazarse por el entorno. Esto debe equilibrarse con áreas que ofrezcan privacidad y que eviten distracciones.

  1. Patrones fractales

Se trata de la imitación de la naturaleza dentro de la arquitectura, los textiles y muebles.

  1. Biodiversidad

Tener opciones en cualquier lugar donde te desplaces, por ejemplo, contar con contactos de luz eléctrica para la computadora dentro de la cafetería. Es decir, crear un espacio en el que la gente desee permanecer, crear un entorno que tenga elementos del hábitat natural favorito. Lugares de trabajo donde los colaboradores se sientan tan calmados y comprometidos como cuando están caminando por un sendero en el bosque.