•  Veracruz, Estado de México y la capital del país, donde se concentran más casos.
  • Hoy se puede lograr que los bebés nazcan libres del virus.

 

En la actualidad, cerca de 320 mil personas viven con VIH en México, de las cuales aproximadamente 60 mil son mujeres y que representan el 20 por ciento del total, señaló Angela Sepulveda, Directora de Procuración de Fondos de La Casa de la Sal A.C.

“Si bien las estadísticas nos dicen que las mujeres no representan el porcentaje más alto en los índices por VIH, hoy ya ocupan un porcentaje considerable, por lo que es importante seguir impulsado una buena educación sexual y talleres que nos permitan evitar que estas cifras avancen”, añadió la integrante de la asociación civil que apoya a personas del área metropolitana de la Ciudad de México que viven con VIH.

A nivel nacional, Veracruz, el Estado de México y la capital del país ocupan los primeros lugares con más casos de VIH en mujeres, un sector de la población que hoy, con un diagnóstico y tratamiento oportuno, puede llevar una mejor calidad de vida a lo largo de este proceso. 

Angela Sepulveda señaló que en el caso de las mujeres que están embarazadas, con un control adecuado, la toma de sus medicamentos y el acompañamiento psicológico que amerita, se puede lograr que el bebé nazca libre del virus. 

“En conjunto con los principales hospitales y clínicas, en La Casa de la Sal desarrollamos un programa que se llama Infancia libre de VIH, que busca acompañar a estas mujeres durante todo el embarazo hasta que el pequeño tenga los dos años; les ofrecemos talleres educativos, buscamos que el médico le practique una cesárea para reducir los riesgos y, finalmente, continuamos con el acompañamiento en la lactancia”, explicó.

Agregó que actualmente gran parte de la población de mujeres que atienden en la asociación son de escasos recursos y que, generalmente, vienen de ambientes de violencia intrafamiliar.

Destacó que trabajan la detección entre pares con mujeres Trans que se dedican al trabajo sexual, la organización capacita a las mismas personas de esta población para que puedan realizar recorridos durante la noche, jornadas de detección y entrega de insumos de prevención.

“Esta detección entre que hemos visto es que las personas que viven con VIH y se vuelven consejeros para la aplicación de pruebas rápidas es un éxito, porque tienen doble ganancia: empoderas a la persona que tiene el diagnóstico de VIH, formas líderes comunitarios y reduces el impacto de la notificación”, indicó Angela Sepulveda.

La Casa de la Sal es una de las pocas organizaciones que atiende a población infantil, pues cuentan con un albergue para niños que viven con VIH, con el fin de contribuir a que se garanticen sus derechos.

“Nosotros atendemos dentro de nuestra población a niños en situación de orfandad y en contexto familiar. Si bien se han sumado los esfuerzos por poder controlar la transmisión de madre a hijo, todavía no es una realidad; aquí tenemos alrededor de 84 niños en contexto familiar a quien se les da acompañamiento”, apuntó Angela Sepulveda.

Finalmente, la Directora de Procuración de Fondos de La Casa de la Sal A.C llamó a la población en general a informarse, a realizarse la prueba de forma completamente gratuita y a ser más sensibles con las mujeres y niños que viven con VIH, ya que esto evitará actos de discriminación que los vulnere y los ponga en riesgo.