Las medidas implementadas por las autoridades para contener la pandemia por Covid-19 han tenido efectos importantes en distintos sectores económicos del país. En septiembre de 2020, según datos del INEGI hubo una disminución del -8.06 %, respecto a las 4.9 millones de micro, pequeñas y medianas empresas (PyMEs) en mayo de 2019.[2]

Durante los últimos años, el mercado ya avanzaba hacia la transformación digital, sin embargo, la pandemia forzó a las empresas a acelerar su digitalización y dar un giro en sus operaciones. De un día a otro, lo que representaba nuevas oportunidades de crecimiento, se ha convertido en un desafío: transformarse para continuar siendo relevantes para sus clientes.

En su estudio “El negocio digital a su máxima velocidad” Chubb, la compañía de seguros de propiedad y responsabilidad civil más grande del mundo que cotiza en bolsa, identificó cuatro acciones para la reinvención de las PyMEs en la aceleración digital.

Al implementar estas acciones, las pequeñas y medianas empresas pueden tener una mayor comprensión de las tendencias que impulsan la aceleración digital, y estarán mejor preparadas para aprovechar las oportunidades del mercado actual, para crecer y seguir siendo competitivas.

1.- Construir experiencias digitales: La comunicación digital directa con el cliente brinda la oportunidad de ofrecer experiencias personalizadas. Para llegar a sus consumidores, en el lugar y momento correctos, las empresas deben implementar procesos y soluciones digitales de fácil acceso

De acuerdo con el 45 % de las empresas encuestadas por Chubb, su prioridad en los próximos tres años es entregar productos y servicios de manera impecable y a pedido del cliente; el 46 % busca adaptar sus productos, servicios y comunicaciones a múltiples generaciones; mientras que el 24 % no cree que usar formas directas de comunicación digital impactará en su desempeño

2. Valorar el poder de los datos y protegerlos: 3 de cada 4 participantes en el estudio, afirmaron que adoptar la inteligencia artificial es su principal prioridad en los próximos tres años. Recurrir a esta tecnología ofrece a las empresas diferentes perspectivas del mercado para adaptar o modificar sus productos y servicios, así como optimizar procesos para mejorar la experiencia de sus clientes.

En medida que las empresas evalúan el desarrollo de mecanismos para recolectar y utilizar los datos de sus clientes, también deben invertir en tecnología y adaptar procesos para proteger la información recabada y disminuir los diferentes riesgos cibernéticos que conlleva la digitalización del negocio.

3. Implementar un modelo de trabajo flexible: El 32 % de las empresas considera que ofrecer soluciones laborales flexibles a sus colaboradores es uno de sus mayores desafíos. Optimizar el trabajo remoto y lograr procesos más colaborativos mediante el uso de nuevas tecnologías, les permitirá adaptarse y ser más competitivas en el entorno actual. Implementar un modelo de trabajo flexible puede contribuir a elevar la productividad y aminorar los gastos generales de operación.

4.- Expandir sus productos y servicios a plataformas comerciales: El 44 % de las PyMEs consultadas reconocieron que la colaboración con los grandes actores de las plataformas comerciales y sociales es su mayor desafío en la actualidad. Las pequeñas y medianas empresas buscan sostener y expandir su negocio con una sociedad que impulse su modelo de comercio electrónico, y les permita sobrevivir al mercado actual.

Adaptar sus modelos de negocio y procesos de trabajo es cuestión de supervivencia por lo que contar con una asesoría adecuada y oportuna, que permita entender y ayude a mitigar los posibles riesgos que ha traído la aceleración digital, tornase fundamental.