La industria de los videojuegos, a nivel mundial y en México, ha visto un crecimiento acelerado, según datos de la firma mexicana The Competitive Intelligence (CIU) el valor de mercado rebasó los 32 mil millones de pesos en el 2020 y detallan que en México hay un mercado de 72 millones de gamers; queda claro que jugar videojuegos ya no sólo es cosa de niños.

Un punto interesante en estos espacios virtuales es que para los jugadores, las transferencias realizadas para comprar suscripciones, créditos, contenidos descargables, espadas, artillería y otros artículos, son clave para mejorar la experiencia del usuario, estas compras deben ser inmediatas.

Para Jaime Márquez, Director de nuevos negocios en STP, empresa participante del SPEI, “El crecimiento del número de transacciones en línea gracias a este mercado, es algo que se ha observado desde años atrás, la pandemia sólo vino a acelerar su adopción, pero el componente clave son las múltiples opciones de pago que los usuarios o gamers tienen, dentro de estos el SPEI es uno de los más rápidos y seguros”.

Mientras el mundo aún experimenta un futuro incierto, existen ámbitos que han funcionado sin complicaciones como lo son los videojuegos, por lo que cada vez se requieren de más medios de pago para este tipo de entretenimiento, en STP hemos detectado la llegada de nuevas empresas de gaming y un incremento significativo en su transaccionalidad a través de SPEI en estos últimos 6 meses. Esto se debe a que algunos usuarios prefieren ingresar dinero a través de una transferencia electrónica y no tener que proporcionar los datos de su tarjeta, brindando así una mayor seguridad en las transacciones.

Los usuarios no son los únicos que se han visto beneficiados al tener una carretera adicional de pago, las empresas de gaming también han visto grandes beneficios por el ahorro en el costo de las transacciones. El SPEI es un método de pago sumamente económico, de acuerdo con datos de Banco de México el costo de las transferencias electrónicas ronda entre los $3 – $5mxn. Comparado con el 3.5% – 4% que puede llegar a cobrar un agregador de pagos, el SPEI definitivamente es una manera de tener ahorros significativos en la operación de las empresas1.                    

Al hablar de videojuegos no todo es en el mundo de las consolas, los videojuegos para los celulares también son una gran fuente de ingresos, de hecho, de los 72 millones de jugadores en México, el 75% lo hacen desde el móvil. Un análisis reciente de NewZoo revela que, en América Latina, el mercado de videojuegos en los celulares ha generado 3,500 millones de dólares de ingresos, derivados de compras dentro los espacios virtuales, Brasil es el líder de la región, seguido por México, Argentina y Colombia.

Márquez detalla que ante el incremento de transacciones digitales dentro de los videojuegos, ya sea en consolas o móviles, se deben cuidar dos aspectos principales, la experiencia del jugador, lo que compre debe estar disponible al momento y la seguridad de sus transacciones.

STP permite la experiencia de pago instantánea para el usuario, al asignarle una cuenta clabe interbancaria única a cada jugador, para que así, al momento de que el usuario realice la transferencia electrónica, su pago se pueda identificar y conciliar en tiempo real. Sin necesidad de ingresar la información de sus tarjetas, proporcionando un alto nivel de seguridad en las operaciones de los clientes. Para algunos usuarios pagar por tarjeta sigue siendo más fácil, sin embargo, con la llegada de nuevos medios de pago como CoDi que facilitan el uso de las transferencias electrónicas por medio de códigos QR o mensajes de cobro, se espera que siga incrementando el uso del SPEI en este tipo de plataformas.

Durante la pandemia el gaming tuvo mayores ingresos que el cine, derivado del confinamiento y el cierre obligatorio de las salas de proyección, pero es claro que la industria del entretenimiento ha encontrado un componente clave en los videojuegos, es necesario brindar a sus usuarios la mayor cantidad de opciones de pago, pero sobre todo seguridad en sus transacciones.