Hoy el teletrabajo o famoso home office está produciendo grandes cantidades de efectos negativos en la salud mental y productividad. La falta de concentración, la ansiedad y el estrés son algunos de ellos.

Al respecto, Manel Fernández Jaria, profesor colaborador de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), asegura que «a lo largo de este periodo lo que hemos hecho ha sido trasladar el modelo de oficina a los domicilios particulares de los empleados, de forma que se han incrementado algunos aspectos negativos como la hiperconexión».

Por ello nos comparte algunos consejos para disminuir los riesgos.

Peligros como la pérdida de concentración, el cansancio o la disminución del rendimiento están directamente relacionados con el trabajo multitarea y con el trabajo desde casa. La buena noticia es que en nuestras manos está impedir que estos efectos negativos ganen terreno a los positivos, que, por supuesto, también tiene. El profesor de la UOC ha elaborado este práctico y eficaz listado de consejos para ello:

– Planifica el trabajo que vas a realizar.

– Trabaja por bloques. Destina un tiempo a cada bloque y no mezcles acciones. Por ejemplo, si estás realizando una tarea que requiere una alta atención, evita todo tipo de interrupciones durante el tiempo que dure, o bien durante un tiempo determinado.

– Define tu tarea «roca» cada día. Una tarea «roca» es la que no puede moverse de la programación, es una actividad importante que marca la diferencia en los resultados que pretendemos conseguir.

– Reconoce tu cronotipo (momento del día en el que tienes mayor energía mental) y realiza las tareas con mayor exigencia cognitiva adaptadas a tu nivel de energía.

– Las dos primeras horas del día marcan la diferencia en los resultados.

– Construye rutinas y crea nuevos hábitos para el teletrabajo.

 Realiza con frecuencia una auditoría sobre la gestión de tu tiempo.

– Crea un espacio de trabajo específico en tu casa siguiendo principios de ergonomía y de decoración minimalista para evitar interrupciones.

– Puedes trabajar desde casa, pero no debes vivir en el trabajo: define un horario y cúmplelo.

– Fija plazos a las tareas. Sabemos que cuando no definimos plazos las tareas se expanden en el tiempo casi de forma infinita.

– Desarrolla tu ultraproductividad. Ser ultraproductivo es sacar cosas importantes adelante. Esto conecta con el principio de Pareto, según el cual hay un 20 % de las tareas que hacemos que representan el 80 % del beneficio que obtenemos. Sigue cultivando el trabajo en red con las personas de tu equipo.

– Pide retorno de calidad para saber cómo evolucionas sobre los objetivos marcados.

– Aprende a teletrabajar. Es importante formar a los equipos en teletrabajo productivo.